Me gusta la Espada y Brujería…

Me gustan las novelas de Espada y Brujería. No todas, que conste, pero en especial las novelas de R. E. Howard me fascinan. Es literatura sencilla, diseñada para ofrecer unos buenos momentos de entretenimiento, y los textos de Howard formaron los pilares de lo que hoy conocemos como fantasía, junto a otros autores del género. De esta manera, cuando quiero disfrutar de un buen rato de lectura, engancho una novela de Conan (incluso uno de los cómics que colecciono) y encuentro ese remanso de tranquilidad que muchas veces hace falta.

Conan el Cimmerio representa el espíritu de este género: libre, fresco y osado. Aquí os dejo un extracto del final de “Conan el Aventurero”:

“El pirata, recuperando su buen humor, sonrió a la jadeante tripulación.

Sancha se encontraba cerca de él. Por sus mejillas se deslizaban unas lágrimas de histeria. Los pantalones de Conan colgaban como harapos sucios manchados de sangre. El cinturón y la vaina de su espada habían desaparecido. El sable, que había arrojado a bordo desde el bote, estaba mellado y cubierto de sangre. Sus brazos, piernas, pecho y hombros parecían haber sufrido las mordeduras de una pantera. Pero el pirata sonrió, al tiempo que separaba sus poderosas piernas y hacía girar la rueda del timón exhibiendo su fantástica musculatura.

Sigue leyendo