Me gusta la Espada y Brujería…

Me gustan las novelas de Espada y Brujería. No todas, que conste, pero en especial las novelas de R. E. Howard me fascinan. Es literatura sencilla, diseñada para ofrecer unos buenos momentos de entretenimiento, y los textos de Howard formaron los pilares de lo que hoy conocemos como fantasía, junto a otros autores del género. De esta manera, cuando quiero disfrutar de un buen rato de lectura, engancho una novela de Conan (incluso uno de los cómics que colecciono) y encuentro ese remanso de tranquilidad que muchas veces hace falta.

Conan el Cimmerio representa el espíritu de este género: libre, fresco y osado. Aquí os dejo un extracto del final de “Conan el Aventurero”:

“El pirata, recuperando su buen humor, sonrió a la jadeante tripulación.

Sancha se encontraba cerca de él. Por sus mejillas se deslizaban unas lágrimas de histeria. Los pantalones de Conan colgaban como harapos sucios manchados de sangre. El cinturón y la vaina de su espada habían desaparecido. El sable, que había arrojado a bordo desde el bote, estaba mellado y cubierto de sangre. Sus brazos, piernas, pecho y hombros parecían haber sufrido las mordeduras de una pantera. Pero el pirata sonrió, al tiempo que separaba sus poderosas piernas y hacía girar la rueda del timón exhibiendo su fantástica musculatura.

Sigue leyendo

Aqui no hay dragones…

 

Pero encontrarás Fantasía.

Porque no verás orcos, trolls, trasgos, huargos, enanos, elfos, goblings ni demás pobladores de la fantasía convencional. Tampoco caminarás por los caminos de territorios imaginarios de difícil pronunciación, muy parecidos todos ellos a cientos de obras ya publicadas… Todo ello ya lo crearon Tolkien, R.E Howard e incluso G.R.R. Martin….

Pero encontrarás Fantasía.

Porque aquí los protagonistas son los vampiros, seres codiciosos y sedientos de poder; los inmortales, quienes pugnan contra los vampiros para mantener un precario equilibrio; los magos, cuyo anhelo de conocimientos sobrepasa lo humano; los licántropos, seres mortíferos y malditos… y todos ellos habitan las sombras de los reinos de la Europa Medieval, manipulando a los grandes señores humanos en sus interminables guerras. Batallas épicas, protagonizadas por los grandes señores humanos como por las criaturas de las sombras, magia, traición, manipulación, codicia… embriágate de Fantasía de una manera diferente en las posadas de Praga, Toledo, Budapest, Montpellier; pero ante todo conoce la mítica y olvidada Constantinopla, con sus calles repletas de muerte y traición.

 

promomundosombras

Adéntrate en “El mundo de las sombras”, porque aquí, no hay dragones…