La Batalla de las Navas de Tolosa en “Sangre Inmortal”

Al igual que en las anteriores novelas de “El Mundo de las Sombras“, en Sangre Inmortal el lector tendrá la oportunidad de asistir al desenlace de una de las batallas más importantes en la historia de la Reconquista, en este caso contemplado desde el punto de vista de las Sombras. Si en “Inmortal” el lector descubrió las fascinantes calles de la Constantinopla medieval, en “El Filo de la Espada” asistió en primera línea de batalla a la toma de Constantinopla por parte de los Cruzados en la Cuarta Cruzada, y en “Tiempos Aciagos” recorrió las históricas ciudades de Praga, Constantinopla y Toledo, en esta última novela podréis disfrutar de todos estos ingredientes. Aquí tenéis un extracto de la novela, en el que se describe el inicio de tan emblemática batalla:

ce7ca51c113b8c19914fbe5e6fe10465

Capítulo XXXV: La batalla de las Navas de Tolosa.


            Zarco contempló el ejército cruzado: perfectamente alineados, los diferentes cuerpos militares aguardaban con paciencia la orden de Don Diego. Su corcel piafó y pateó el suelo ansioso. Era un soberbio animal, regalo del propio Conde de Vizcaya aquella misma mañana; y después del semental color carbón que montaba, el mejor corcel de batalla que atesoraba. Su valor podría sobrepasar con creces el de varias villas de Castilla. El viento empujaba el olor de sudor, cuero y orín de los corceles, así como las voces de los imanes desde lo alto de la loma donde se hallaba el Califa. La vanguardia constaba de una primera línea compuesta por los caballeros más experimentados al servicio de Don Diego junto a los caballeros cruzados que ansiaban entrar en combate y honrar así la expedición. La segunda línea de la vanguardia la formaba la infantería venida desde Vizcaya junto a los escuderos de los caballeros, que avanzarían tras ellos para auxiliarles después de entrar en contacto con el enemigo. La intención de Don Diego era recuperar espacio después de la primera embestida, y evitar el despliegue de la caballería enemiga que a buen seguro les envolvería.

            “Pater Noster, qui es in caelis, sanctificetur nomeem Tuum…”

Sigue leyendo

¿Quién eres?

 

 

¿Quién eres?

Te asientas sobre un trono sin súbditos.

Gobiernas la noche en solitario.

Ellos se fueron. Las llamas les condujeron lejos de ti.

Y ahora los salones de tu palacio arrojan los ecos de sus voces.

Las miradas de los hijos de tu sangre se apagarán con el paso de los años.

Como un recuerdo vano y lejano.

Quedarán borrados como un dibujo que se desvanece por el tiempo.

Y la soledad ya invade los pasillos de tu morada.

Sus almas se alejan de ti. Ya jamás te reconfortarán sus palabras.

Porque sus alaridos pueblan tus sueños. Su agonía estremece tu descanso.

Es inútil que busques consuelo. Fuiste incapaz de protegerlos.

¿Serás capaz de proteger a los siguientes?

Las llamas regresarán. Los aullidos de dolor volverán a resonar en tus salones.

La ceniza sembrará tus jardines. Sus cenizas.

¿Hallarás consuelo en la pira que te lo arrebató?

Las lágrimas no curan tu sufrimiento. Las lágrimas no apagan las llamas.

Solo el vacío de sus voces consume la luz de la locura.

Solo la amargura de su ausencia.

¿Gobernarás en un trono alzado sobre sus cenizas?

¿Gobernarás recordando el eco de sus voces en tus salones?

El tiempo lo borrará. El tiempo las alejará.

Y tus salones permanecerán en silencio. En el olvido.

Y, mientras, tu alma vagará entre los pasillos, sin consuelo.

paraebook

SANGRE INMORTAL, la última novela de la saga de “El Mundo de las Sombras“, te estremecerá, humano.

No te la pierdas…