Don Luis Álvarez de Montemayor

DON LUIS ÁLVAREZ DE MONTEMAYOR

Atrévete, humano, a entrar en El Mundo de las Sombras.

Don Luis Álvarez de Montemayor es el mejor amigo y compañero de Urabi de Ukesh, con quien ha compartido aventuras y riesgos durante tanto tiempo que ni ellos logran recordar. Don Luis pertenece a la llamada Cuarta Generación de Inmortales, la primera generación que nació desde el útero de mujeres mortales después de la maldición de los Dioses. Así, a diferencia de su amigo Urabi, quien fue uno de los últimos nacidos de la unión de dos Inmortales, los poderes de Don Luis serían notablemente menores que los de aquellos que nacieron en la Tercera Generación. No obstante, es uno de los personajes que más poder ha podido acumular gracias a la experiencia adquirida en una larga existencia.

Nació en el reino de Akkad en el momento de máxima expansión del imperio. Su progenitor, Sargón de Acad, se convirtió en el rey más poderoso de la civilización conocida al conquistar todos los territorios que abarcaba la vista humana. Con un ejército colosal al mando de su mayor aliado, Urabi de Ukesh, el imperio Acadio fue el primero de los grandes imperios surgidos en la antigüedad, y como tal fue codiciado por los descendientes de los Ancianos Vampiros recientemente derrotados. Así pues, después de la muerte de Sargón, Don Luis (cuyo nombre verdadero es Man-ishtu-shu) se enfrentó a una conspiración liderada por grandes señores vampiros que pugnaba por alzar en el trono del imperio a su hermano Rimush. Esta conspiración logró derrotarle y se vio obligado a exiliarse durante nueve años. Según la leyenda Urabi de Ukesh, quien se había negado a tomar partido por un hermano u otro, después de advertir la influencia vapírica en las decisiones del nuevo rey,  se alineó junto a Man-ishtu-shu y se introdujo en el palacio real al amparo de las sombras, donde dio muerte al Rey Rimush. En aquel momento comenzó el reinado de Man-ishtu-shu, un reinado largo y fructífero en el que expandió sus dominios y obtuvo numerosas victorias, cubriendo de oro su capital, Acadia. Después del prolongado ciclo, y obligado por su lealtad al Velo, hubo de reconocer a Naram-sin como hijo suyo y fingir su propia muerte. Acompañado por su inseparable amigo Urabi de Ukesh partieron de sus tierras ancestrales y recorrieron las tierras desconocidas de oriente durante un periodo indeterminado de tiempo. Durante sus vagabundeos  conocen al Maestro Xiao y comienzan a recorrer el camino de la Senda del Acero, convirtiéndose ambos en sendos Maestros de la disciplina.

Bajo el nombre de Urgath de Acadia Don Luis se alistó en las legiones romanas durante las primeras guerras púnicas, momento en el que sirvió bajo el mando de Urabi en la temida Legión I Hispania, el embrión de lo que después fue la Compañía de los Hermanos Libres. Los siglos transcurrieron y Urabi y él tomaron rumbos diferentes. Don Luis se estableció en Hispania y se convirtió en el Capitán de la Orden del Fénix en sus tierras, siendo el Inmortal responsable del mantenimiento del Velo y del Equilibrio en la región, mientras Urabi declinaba la responsabilidad de comandar la Orden y se perdía en sus constantes expediciones en solitario. Aún así la Orden era poderosa y controlaba todas las tierras conocidas con mano de hierro implacable.

Con el desplome del Imperio Romano y el avance imparable de los sarracenos en la Península Ibérica, Don Luis es obligado a retroceder hasta las regiones más al norte de Iberia. Aún así su poder tanto militar como político es notable en la región, y consigue imponer el respeto por El Velo durante los violentos años de la primera fase de la Reconquista, tanto en los territorios dominados por los cristianos como en los dominados por los sarracenos. Durante varios siglos se niega a tomar partido en lo que él cree que es una partida de ajedrez entre los grandes señores vampiros, quienes habían desplegado sus peones en el inmenso tablero que formaba los territorios hispánicos. Pero en el inicio del siglo XII el regreso de Urabi a Hispania, con la intención de instalarse durante un largo tiempo, convence a Don Luis para formar parte del ejército del Rey de Castilla Alfonso VII, ascendiendo al rango de Capitán de la Guardia del Rey y uno de los funcionarios reales con mayor poder en todo el reino.

Pero en el 1150, todo cambia… podras continuar la historia en Inmortal, y los relatos siguientes…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s