Prologo de El Filo de la Espada gratis.

PROLOGO.

            “Sabed, ¡oh Rey!, que más allá de las miradas de los hombres mortales, protegidas por un velo intangible, se extiende un reino donde las Sombras dictan su implacable voluntad, al que sirven extrañas criaturas  poderosas y malignas. Sabed ¡oh Rey! que todo lo que suceda en este reino tiene su eco en nuestras vidas. Las guerras, plagas y demás calamidades son consecuencia de la lucha insaciable que se extiende en el Reino de las Sombras. Sabed, ¡oh Rey! que vuestro destino y el de vuestros vasallos esta dictado por “Ellos”, aunque el Velo os aparte de la locura, os proteja de sus Criaturas y os oculte su horror. Pero sabed, ¡oh Rey!, que no conviene enfurecerlas, puesto que el Velo que las protege de nosotros es tan etéreo como una nube y estas Criaturas caminan por nuestros caminos, se alimentan de nuestros víveres y sus destinos están entrelazados con los nuestros. Sabed,¡ Oh Rey!, que nosotros habitamos en el Mundo de las Sombras, aunque lo ignoremos.”

Hazte con El Filo de la Espada

Hazte con El Filo de la Espada

 

Cárcel de Goznur, treinta kilómetros al norte de  Constantinopla.

Mayo de 1190 Anno Domini.

 

            El tañido de una campana despertó a Herion. Las tinieblas de la noche lo envolvían en su fría celda pero la luna iluminó su rostro a hurtadillas, ofreciendo su  resplandor para reconfortarle. Recostado en un rincón escondió la cabeza entre sus brazos rechazando la luz. Volvió a cerrar los ojos sin intención de dormir. Una rata correteó en la oscuridad ante la indiferencia de su invitado. Movió levemente una pierna y todo su cuerpo se estremeció entumecido. La sangre había dejado de manar en su rostro y en las múltiples heridas que cubrían su cuerpo. La puerta de la celda se abrió con un crujido. Alguien entró en la celda y colocó una pequeña antorcha en la pared.

            -Buenas noches, Herion -dijo el desconocido-. Tenéis un aspecto deplorable.

            La celda se cerró con un nuevo crujido. El prisionero alzó el rostro y con una mano se protegió de la luz nocturna. Al cabo de unos instantes Herion se incorporó dolorosamente. Era alto, de largos cabellos sucios y enmarañados y barba  frondosa, torso amplio y robusto, como un toro griego.

            -No deseo hablar con Dios -protestó.

            El sacerdote tomó asiento en un taburete y abrió un pequeño libro de cuero.

            -¿No deseáis poner en paz vuestra alma?

            -No -gruñó Herion.

            -¿No os arrepentís de las muertes que habéis ocasionado? -exclamó el clérigo.

            Alzó una mano pálida y huesuda:

            -Dios no os perdonará. Os aguarda la horca, de nuevo.

            -Espero que en esta ocasión las cadenas sean más robustas -añadió Herion con una sonrisa velada en su rostro entumecido.

            El sacerdote se levantó enfurecido.

            -Habéis sido condenado a muerte por innumerables crímenes durante demasiados años. No habéis respetado la vida humana.

            -He matado a criminales y forajidos -interrumpió el reo con voz orgullosa. Tensó las cadenas que aprisionaban sus manos y se recostó en el rincón más oscuro de la celda.

            -¿Y qué me decís de la docena de guardias que habéis asesinado esta mañana?.

            -Las cadenas cedieron. Nunca esperéis que me entregue a la horca como una cordero manso. Lucharé por mi vida con todas mis fuerzas.

            -¡Y a fé mía que luchásteis!. Extendisteis el pánico entre la muchedumbre.

            -Fue un buen combate -susurró Herion orgulloso.

            Sus ojos brillaban en la oscuridad como brasas incandescentes:

            -Me divertí.

            -Tu diversión terminará con la salida del sol.

            -Eso espero, aunque creo que no terminará. No todavía.

            El sacerdote tomó asiento de nuevo en el taburete.

            -¿Tenéis familia? -dijo con voz calmada.

            La luz de los ojos se apagó en el rostro de Herion durante un instante.

            -La tuve -musitó.

            El clérigo sonrió maliciosamente.

            -¿Y qué fue de ella?. ¿Tuvisteis mujer e hijos?.

            -Hace demasiados años que ella murió. Nunca tuvimos hijos.

            -¿Cuándo falleció? -el sacerdote parecía disfrutar con el sufrimiento de Herion. Había encontrado un resquicio en la muralla que había formado el preso y quería aprovecharlo.

            -Hace tiempo. Ya no mantengo la cuenta de los años que pasan, no merece la pena. Sin ella la vida no tiene sentido.

            Herion se incorporó y contempló la luna más allá de los barrotes de la celda.

            -¿Vivíais cerca? -inquirió el sacerdote-. No os recuerdo de antes de estas fechas por estas tierras, aunque sois griego.

            Herion sintió como su corazón se encogía de pena. Desvió la mirada triste y agachó la cabeza.

            -¿Tu familia muerta?¿Sin herederos? ¿Sin fortuna?

            Cada pregunta parecía una saeta que se clavaba en su corazón. Herion aspiró el aire viciado de la celda. Las tinieblas se extendían alrededor del sacerdote, quien parecía que deseara hurgar en el interior de su cerebro sin éxito.

            -No deseo confesarme, por lo que puedes marcharte -contestó Herion.

            -No me iré hasta que no respondas a todas mis preguntas -replicó el confesor.

            Se alisó los pliegues de su sotana lentamente.

            -¿Donde vivíais?.

            Herion comenzó a removerse con impaciencia, sacudiendo las cadenas como un león enfurecido dentro de una jaula. Sus ojos se encendieron de nuevo.

            -No te importa -escupió por fin.

            -El destino de las almas de mi rebaño es de mi incumbencia. ¿Cómo murió tu mujer?. Tuvo que ser motivada por alguna horrible enfermedad, sois demasiado joven, aunque nunca sabemos el destino que Nuestro Señor nos tiene reservado.

            Herion se acercó al clérigo.

            -¡Vete! -ordenó.

            El sacerdote se incorporó asustado ante la mirada amenazadora de Herion. Observó las cadenas y suspiró aliviado. Tenía la obligación de indagar en el pasado del prisionero y no podía marcharse si no obtenía información relevante. Temía la ira de su señor mucho más que la de Herion.

            -Tu mujer pereció y por ello encuentras placer violando y matando -dijo el sacerdote con renovado ánimo.

            Herion sonrió.

            -Yo no violo a las mujeres. Y todos a los que he matado los deberíais haber ajusticiado vosotros. Eran criminales.

            -Como lo eres tú -gritó el sacerdote. Alzó la mano y señaló la ventana:

            -¡El alba te verá mecerte en la horca y arderás en el infierno!.

            Herion ignoró al sacerdote.

            -Pero si confiesas, encontrarás un consuelo y el perdón de tus pecados. Podrás descansar junto a tu mujer. ¿Es lo que deseas?.

            Y entonces el preso se giró y se encaró al sacerdote.

            -Mi mujer murió en la época de Arcadio, cuando las invasiones bárbaras arrasaron Boecia. Hace tanto tiempo que ni recuerdo su nombre, aunque lloro su pérdida cada noche. Pero tú vas a conocerla esta noche…

            El grito del sacerdote atrajo a los guardias, aunque nada pudieron hacer cuando llegaron a la celda. Herion alzó las manos y el sacerdote cayó con el cuello quebrado. Se aproximaron a recogerlo y entonces atacó como un león acorralado; y los gritos de dolor recorrieron la prisión como un poderoso trueno retumbante.

            Frontera septentrional del Imperio Bizantino.

Mayo de 1190 A.D.

 

            De nuevo solo. Una constante en su existencia. Una rodilla falló y cayó de rodillas al suelo carmesí. Resbaló exhausto en un suelo demasiado resbaladizo a causa de la sangre allí derramada. La mirada se nubló pero apretó los dientes y logró incorporarse. El sonido metálico de la retirada del enemigo no le reconfortó. Sabía que volverían pronto, y entonces él sería el único en recibirles. El sol lucía orgulloso en el cielo iluminando el paso de las montañas con destellos ocres. La sangre manaba por el suelo como un funesto arroyo. Retrocedió lentamente y se apoyó en la pared de la montaña. Sentía el sabor ferroso de la sangre en los labios. Se despojó del yelmo tratando de buscar una nueva bocanada de aire. Sus pulmones se estremecieron lacerados. Era el final.

            Hace muchos años, en los albores de sus recuerdos, había vivido una situación parecida. Fue largo tiempo atrás, en su adorada patria mucho kilómetros al norte. Cayó protegiendo su poblado y despertó en una fosa común, junto a los rostros deformados de sus amigos y vecinos. Pero habían pasado demasiados años para recordar con nitidez aquel horrible sufrimiento. Cerró los ojos y se frotó los párpados. ¿Cuántos años había servido en la Guardia Varega?. Había contado varias vidas de humanos, siempre adoptando nuevas identidades cuando su eterna juventud comenzaba a levantar sospechas entre sus más allegados. Y siempre comenzaba de nuevo, solo, sin nadie a su lado. Como siempre, la soledad era su compañera. Y aquella tarde de nuevo encontraba su compañía. Abrió los ojos y contempló apenado la alfombra de cadáveres que sembraba el suelo de piedra. En aquel paso olvidado él escribía de nuevo las últimas líneas de una historia épica. Como los trescientos de Leónidas, ellos habían resistido durante días los embates de los enemigos bárbaros del norte. Pero sus fuerzas se habían extinguido.

            Recordó a su antiguo amigo Harald. Habían recorrido Europa juntos, formando una pequeña guardia de mercenarios leal y feroz. Recordó los hermosos ojos de la emperatriz Alejandra cuando les reclutó para la Guardia Varega. Al frente de los ejércitos de Bizancio habían logrado grandes hazañas. Pero la fama, el poder y las riquezas nunca fueron suficientes para su amigo y hermano. Cayeron en desgracia cuando fueron descubiertos apoderándose de un botín que pertenecía al Emperador. Lograron escapar y Harald decidió volver a su patria y reclamar sus derechos al trono. Él, Lanson, prefirió continuar combatiendo para el emperador bajo otra identidad, lejos de la capital, en la frontera del norte. Así había logrado ascender hasta el puesto de Strategos, capitán de la guarnición. Pero sus tropas yacían inertes sobre las duras rocas de las montañas y él de nuevo se encontraba solo. Hoy debía comenzar de nuevo. Pasaron los minutos y recobró las fuerzas. Trató de recomponer su armadura destrozada, se colocó el yelmo y apretó con fuerza sus armas. Su mano diestra sostenía un gran hacha de doble filo, símbolo del poder de su pueblo. Su mano siniestra alzaba una hermosa espada manchada por la sangre de sus enemigos. Avanzó lentamente hacia la entrada del paso y se colocó desafiante. Escuchó los pasos metálicos de una nueva avanzadilla. Más de una docena de hombres, en filas de dos, ascendían por el paso. El nórdico respiró profundamente y lanzó un grito: grave, ronco, poderoso como el bramido de un cuerno de batalla. Sintió una furia irresistible que comenzaba a extenderse en su interior, un fuego colérico que insuflaba renovadas energías a sus miembros agotados. Y cuando su mirada se convirtió en un resplandor lacerante se arrojó hacia el interior del paso en pos de su destino. Los gritos del combate resonaron en las paredes de las montañas y estremeció sus cimientos. La hora había llegado.

Cárcel de Goznur, treinta kilómetros al norte de  Constantinopla.

Mayo de 1190 A.D.

 

            La noche ofreció una gélida bienvenida al fugitivo. Alzó la mirada feroz como un lobo hambriento y buscó más guardias en el patio. Dos figuras se movían en la oscuridad hacia él. Con las manos libres de las cadenas se precipitó hacia ellos y los derribó golpeándoles con su puño como si de un martillo de herrero se tratara. El silencio de la muerte se alzaba siniestro tras él  para ocultar su ira y locura. Ni siquiera los presos cautivos en la cárcel se atrevieron a festejar la siniestra matanza que se había ejecutado entre los muros mugrientos, porque un demonio surgido del Infierno había azotado el lugar. Temieron que fijase su atención en ellos y se acurrucaron asustados en los rincones más oscuros de sus celdas, conteniendo el aliento y elevando oraciones a sus dioses. ¿Acaso era un ángel vengador?.

            Herion abrió la puerta principal y se alejó de la prisión a través de la floresta. Se detuvo a los pies de una suave colina y recuperó el aliento. Observó sus manos manchadas de sangre y alzó el rostro hacia la luna que le saludaba jubilosa. Pero su sonrisa se borró de inmediato: la sombra de un jinete y su corcel se recortaban en lo alto de la colina, como una extraña visión nocturna. Sintió que la figura tenía clavada en él la mirada. El jinete descendió y Herion se aproximó hacia él a la carrera, con los rescoldos de furia encendiendo todavía su corazón. La luna iluminó al jinete: bajo una hermosa capa de terciopelo brilló un símbolo extraño en su pecho, como una estrella plateada en forma de ave. Herion no se detuvo y lanzó un poderoso puñetazo al rostro del extraño desconocido, pero trastabilló al no encontrar oposición. Se giró y encontró a su rival a su espalda. Lanzó un nuevo puñetazo pero una mano enguantada detuvo en seco el impacto. Herion pudo ver el rostro del desconocido: de mirada fiera y adusta, de larga cabellera, mantenía aferrada la mano de Herion como un lazo de acero. El desconocido sonrió y con un gruñido propinó una patada brutal en el pecho de Herion, que cayó proyectado varios metros atrás. Se incorporó lentamente y descubrió al extraño frente a él. Alzó la mano pero una nueva patada destrozó su pecho y le lanzó rodando hasta la base de la colina. La luna despidió a Herion mientras perdía el conocimiento a merced de su enemigo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s